Albert Einstein

"El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo Arte y Ciencia verdaderos". Albert Einstein.

martes, 17 de diciembre de 2013

La Obra

            Al principio la nada asolaba el vacío, más sin nada, el propio vacío existir no podría.
            Nadie sabe con certeza cuando ni porqué, pero ocurrió, más nadie pudo calificarlo de ese modo. La flor emergió en el vacío y lo lleno todo de color. El calor se esparció y el tiempo fluyo en la tela del espacio que se creó.
            En ese tiempo todos éramos uno, uno en todo, y en todo a la vez nada. Quizás podrían haberse llevado las más prodigiosas combinaciones, sin embargo, ante las miles de millones de posibilidades todo fluyo en una dirección. La flecha del tiempo determinó lo que hoy somos, y las partículas se unieron para crear materia sólida.
            Millones de años habían transcurrido desde el comienzo donde éramos el todo y la nada a la par. ¿Qué eran esas luces tan llenas de vida? Daban calor, excesivo calor, allí, frente a esa Gigante Roja había una serie de planetas, ¿quizás pudieran albergar vida? Puede, pero, eso, nunca llegaremos a saberlo… O sí… La estrella había quemado todo su combustible, y, para pesar posiblemente de la vida que pudiera albergar alguno de aquellos planetas, la estrella creció y creció engullendo a su paso a los planetas internos.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Carl Sagan: Una Historia Personal

            



            Nada por más que me esfuerce podrá llegar a igualar el sentimiento, el coraje y la garra con la que en su día Sagan transmitía un mensaje hasta entonces velado al mundo, somos, esencialmente, Universo.
            Las sensaciones que te llegaban a través de la pequeña pantalla eran realmente únicas, aquel hombre conservaba algo, algo de los niños que una vez tuvimos, su ilusión por saber, por conocer los misterios que envolvían al Cosmos.
 Así era Carl Sagan, un hombre único como pocos, podías estar más o menos de acuerdo en su manera de contar, de hilvanar las historias que daban origen a su Viaje Personal, pero, estarán de acuerdo conmigo, que había algo en él que lo hacían especial, pues, sin lugar a dudas lo que él contaba, no lo hacía por trabajo, ni siquiera por disfrute personal, solamente por la incansable necesidad de conocer más, de maravillarse en cada paso, en cada pulso, en cada respiro ante la naturaleza que se hallaba desatada a su alrededor.
            Con el paso del tiempo, de las horas, una vez ves su fantástica obra empiezas a saborear la magnitud alcanzada por este simple hombre, por este simple mortal, que, a pesar de lo que algunos crean, siempre y únicamente creyó en una sola cosa, en el Cosmos que nos envuelve.
            Es curioso como en un Universo donde parece imperar el Caos, él nos mostrara el orden profundo que tiene las cosas. Podía partir de la mínima expresión de la materia para mostrar, tras una serie de reflexiones a cual más sorprendente, como influía esta en el macrouniverso que nos rodea.